5 Plantas que debes evitar si vives en la zona Central de Chile (o en cualquier clima mediterráneo)

Actualizado: 12 ago 2021

Sé que arriesgo demanda con esto que voy a decir, porque el siguiente listado incluye algunas de las especies más populares y vendidas en nuestro país. Sin embargo, eso no quiere decir que se den bien o que su cultivo sea fácil en todo nuestro territorio nacional.

Varias veces les he comentado acerca de las particularidades de nuestro clima mediterráneo, ese que se extiende desde la IV a más o menos la VIII región. Éste se caracteriza por presentar perÍodos largos sin lluvia, con veranos secos y calurosos.

Un tip que me dio mi papá hace muchos años para saber si comprar o no una planta, era averiguar su origen y ver si el clima al que pertenecía se parecía en algo al del lugar en donde yo pretendía cultivarla. Mientras mas distintos sea el origen en estos términos, más difícil será su cultivo. Las plantas de este listado son todas originarias de zonas con climas húmedos y lluviosos, se dan perfecto en la zona sur de Chile pero no así en la Zona Central, ya que sufren por el exceso de calor y la falta de humedad.

Todas ellas necesitan de suelos ácidos como los del sur de nuestro país, en donde la lluvia literalmente “limpia” la tierra del exceso de minerales.

Va el listado

1. Camelia japónica

2. Azaleas

3. Rododendros

4. Skimmia japónica

5. Acer japónico


El Acer japónico o Acer palmatum es tremendamente popular en nuestro país. No sé si se han fijado pero, al menos en la capital, la mayoría de ellos no alcanza a agarrar los colores rojizos del otoño, ya que en febrero sus hojas ya están color café y achicharradas por la radiación solar. Sin embargo les tengo un super dato, el Acer palmatum tiene un primo que es mucho más feliz en nuestro suelo y clima, el Acer campestre. Este es un poco más compacto y tolera mucho mejor la sequía, es verdad que no se torna rojo en otoño y pasa directo al amarillo, pero de todas maneras con él se van a la segura. Pueden encontrarlo en Vivero Cinco Pinos.


Si después de todos estos argumentos aún no están convencidos y tienen la “necesidad” de cultivarlas, van un par de consejos para facilitar su mantención:

· Riego: mantener el sustrato húmedo siempre, sin que se encharque el agua. Es conveniente “manguerearlas” ocasionalmente para limpiar las hojas y mantener humedad. En este punto eso sí hay que tener cuidado con la proliferación de hongos como la botritis, super común y dañino en las camelias.

· Exposición: ojalá sólo reciban sol suave de la mañana, el exceso de sol las achicharra.

· Abono: hay que estar permanentemente adicionando tierra acida y sulfato de fierro para mantener la acidez y así la planta pueda absorber los nutrientes del suelo. Si se puede, una buena idea es regar con agua purificada.

· Humedad: ideal si se puede poner en algún lugar húmedo, se pueden situar cerca de una fuente o pila de agua.


Como todo en la vida, siempre hay excepciones y es verdad que me ha tocado ver a estas plantitas creciendo felices en los jardines capitalinos. La mayoría de ellas son plantas antiguas que ya se han adaptado a las condiciones climáticas y de suelo. Sin embargo, soy de la idea que, considerando los miles de variedades de plantas maravillosas que existen ¿Por qué insistir en cultivar aquellas que sabemos de antemano les va a costar adaptarse?






178 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo