5 Verdades acerca del Riego.


Algo tan trivial como regar, a veces puede convertirse en un dolor de cabeza. Y la verdad es que cómo estamos regando nuestras plantas incide directamente en la salud de ellas y de nuestros jardines .

¿Por qué nos cuesta tanto saber cuándo y cómo cuidar (en este caso regar) nuestras plantas? Pienso que a los jardineros citadinos nos pasa algo que, en general, la gente del campo maneja muy bien: hemos perdido la capacidad de observación y el contacto con la naturaleza. Si bien siempre es útil tener conocimiento técnico, jardinear es más un oficio que se aprende con la práctica y la observación. Algo bueno de esta pandemia es que muchos hemos podido disfrutar y observar más nuestro entorno. Pienso que ahí está la clave.

No hace falta ser un experto o hacer un curso para regar correctamente y mantener contentas a las plantitas, diría que es algo más bien intuitivo. La gente en el campo sabe perfecto cuando le falta agua a sus plantas y ni se complican con sistemas de riesgo ni menos programadores, es por eso que todas las “verdades” que les dejo a continuación son bien de “sentido común”.


1. Es más fácil que una planta se muera por exceso de agua que por deshidratación. Si eres un jardinero preocupado por tus plantas, lo más probable es que “peques de exceso de cariño”, o sea, que se te pase la mano con el riego.

Cuando las raíces están en contacto permanente con el agua, éstas no pueden obtener el oxigeno de manera eficiente, entonces se empiezan a ahogar ¡igual que uno!.

Si el sustrato esta siempre húmedo y las hojas están amarillentas o se le caen lo más probables es que estés regando demasiado


2. Cada planta tiene una necesidad única de agua, eso no quiere decir que tengamos que regar de manera distinta a cada una. Sin embargo, es importante ubicar plantas con necesidades similares en un mismo circuito de riego. No sacamos nada con armar un macizo de bajo consumo de agua si vamos a regar con el mismo circuito con el que regamos el pasto.


3. Los principales factores que inciden en la frecuencia de riego son: clima, cantidad de viento, tipo de planta, sustrato y si están o no en macetero

Mientras más calor (sobre todo si es calor seco) y viento, más rápido se secará el suelo.

Por otro lado, los sustratos o tierra donde viven nuestras plantitas no retienen el agua de igual forma. Los suelos más arcillosos retienen agua mientras que los arenosos la dejan “correr”. Las plantas en macetero también requieren mayor frecuencia de riego, sobre todo si este es chico y está al sol.


4. El ciclo de vida de la planta también es muy importante. Una planta chica, con raíces poco desarrolladas, necesitará mas riego que una ya asentada, ya que ha desarrollado sus sistema radicular. Por otro lado, etapas como la brotación de las hojas son procesos que de por sí requieren de mayor hidratación, ya que se están generando nuevos tejidos. Por eso es importante no confiarse a fines del invierno y regar poco si es que no ha hecho calor. En esta etapa, las plantas están saliendo de su descanso invernal y necesitan hidratarse para fabricar sus yemas y hojas.


5. Tipo de planta: en general las plantas de hojas grandes y blandas requieren de bastante agua: canelos, nalcas, mantos de eva, hortensias, hostas. Por el contrario, plantas con hojas pequeñas y duras como los espinos, parkinsonias, gramíneas o romero son más resistentes a la sequía, ya que tienen menos superficie por donde el agua se puede escapar a través de la evo transpiración. Por lo general, además las plantas con hojas más “grisáceas” como salvias, lavandas y santolinas también presentan mayor resistencia a la sequía


Espero le haya servido este post. Más adelante seré más específica y les daré tips concretos para regar correctamente.

151 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo