¿Cómo escoger un mulch para tu jardín?


El mulch es cualquier capa, ya sea orgánica o mineral, que usemos sobre el suelo de nuestro jardín para cubrirlo. El objetivo y beneficios asociados a esta práctica son muchos, y la verdad es que vale la pena el esfuerzo de implementarlo en nuestro jardín

1) Previene o retarda la aparición de malezas

2) Ayuda a conservar la humedad y protege al suelo de la radiación solar

3) Da un look más prolijo al jardín, conteniendo además el polvo y la tierra

4) Mejora la estructura del suelo, previniendo la compactación e introduciendo nutrientes en el caso del mulch orgánico.

Existen muchos tipos y variedades de mulch , incluso algunos pueden ser en base a desechos o productos que tenemos en el hogar.



Sin embargo, a la hora de elegir el material es importante tener en cuenta el objetivo principal que queremos lograr con esta práctica y el tipo de plantas que recibirán el “acolchado”.

Existen básicamente dos tipos de Mulch, los provenientes de materia orgánica y de origen mineral.

Mulch orgánico: provienen de seres vivos, pueden ser desde hojas secas, hasta guano. Una ventaja es que al descomponerse, van entregando nutrientes al suelo y son un gran aliado para mejorar su estructura y prevenir la compactación. Sin embargo, el proceso de descomposición de estos elementos requiere de bastante nitrógeno y los microorganismos involucrados lo usan y extraen del suelo, en desmedro de las plantas. Es por eso que en lo posible, se recomienda utilizar materiales que ya estén en un estado mas avanzado de descomposición. Por ejemplo si usamos hojas o restos de pasto, ojalá estén bien secos y los dejemos descomponer antes de utilizar.

Al ser un material que debe estar reponiéndose de manera constante, yo lo uso en áreas del jardín que estamos interviniendo o modificando constantemente, por ejemplo en un huerto. También en macizos o zonas con plantas mas demandantes de acidez o de nutrientes.

Ejemplos de mulch orgánico hay miles, incluso se pueden usar diario o cartón bajo una capa más fina de un mulch mas “estético” como corteza de pino. El cartón y el diario son excelentes a la hora de prevenir la aparición de maleza y son muy buenos para mejorar la estructura del suelo.

Un consejo es no utilizar pasto recién cortado o hojas muy grandes que no estén secas o molidas. Queremos que el mulch sea una capa permeable, que deje que la tierra respire y que el agua del riego pueda traspasar. Por otro lado, el pasto fresco forma una capa que, con la humedad, tiende de podrirse y generar malos olores, además de que aumenta la temperatura del suelo.


Mulch inerte o mineral: aquí entra todo lo que no provenga de un ser vivo, incluido el plástico (muy usado enel huerto). Sin embargo, en jardinería el más común es el uso de áridos o “piedritas”. Tiene la ventaja de ser eterno, siempre se ve bien, por lo que no hay que estar reponiendo de manera constante. Es ideal para zonas de tránsito o lugares muy ventosos, ya que su adherencia al suelo es mucho mayor.

Es ideal para jardines de bajo consumo hídrico y baja mantención. Por lo mismo, es aconsejable utilizar en macizos con plantas de tipo mediterráneo o semiárido, ya que ellas en general prefiere suelos más pobres, por lo que no tendremos la necesidad de estar abonando o añadiendo materia orgánica.

Nunca lo usaría en un huerto, ya que esta de por si es un área que va cambiando y a la que “metemos mano” de forma constante.

Creo si bueno destacar que el mulch es especialmente importante en jardines nuevos, en donde las plantas son mas chicas y queda suelo al descubierto. En jardines más maduros o con especies tipo matorral, las mismas plantas cumplen esta función, cubriendo el suelo con su folllaje y protegiéndolo de la erosión y la radiación solar.

Recuerden que un suelo sano es aquel en donde hay vida, por lo que en mi opinión es mejor un sector que esté lleno de maleza, a un suelo totalmente despojado y expuesto al sol y la erosión.

129 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo