La importancia del sustrato, cómo elegirlos y combinar.


Cuando empecé con esto de la jardinería en maceteros, de lo que menos me preocupaba era de la tierra. Como era estudiante, con mucho esfuerzo me compraba una plantita y si es que necesitaba tierra, le pedía al conserje del edificio que me regalara un poco del jardín, así que bajaba con mi pala y sacaba disimuladamente de algún rincón olvidado. Por lo general, en ese rincón la tierra estaba literalmente muerta, seca y sin organismos vivos. Quizás muchos de ustedes han cometido este pecado, o han reutilizado tierra de maceta antiguas una y otra vez… ¡pero este es uno de los peores errores jardinísticos que podemos cometer! Aquí les explico por qué:


En la naturaleza, el suelo es un ecosistema vivo, que se interrelaciona con las plantas y los animales. La materia orgánica esta constantemente renovándose con la caída de las hojas, con los desechos de los animales o con alguna planta en descomposición. Esto hace posible que en la tierra vivan un montón de microorganismos, como lombrices, hongos y bacterias, que contribuyen a la salud de las plantas, al permitirle, entre otras cosas, absorber los nutrientes, cumpliendo una función similar a la flora bacteriana en nuestro organismo.

En un jardín, este intercambio y renovación no se da de manera tan rica y dinámica, menos en un macetero. Sumado a esto, las macetas son ambientes cerrados, y si no aseguramos un buen drenaje el agua puede estancarse, asfixiando y pudriendo a la planta.

La próxima vez que cambies la tierra o sustrato a tus macetas tienes que preocuparte de estos tres factores para así asegurar la buena salud de tus plantas:

1) Nutrición: La planta debe encontrar de qué alimentarse, no basta con abonar, ya que además requiere de la existencia de microorganismos que hagan disponible estos elementos. Para eso es ideal incorporar compost y hummus

2) Drenaje: es importantísimo asegurar que el agua no quede estancada, ya que esto asfixia las raíces y genera su pudrición. Para eso se debe evitar que la tierra esta muy compactada agregándole perlita o arena de lampa.

3) Humedad: por último la tierra debe ser capaz de retener un poco de humedad para ir hidratando a la planta de manera más prolongada. Para esto utilizamos turba o fibra de coco.

La vermiculita cumple con las dos últimas funciones, además de entregar aireación al suelo retiene humedad

Por lo general, uno debiera mezclar 1 parte de cada uno de estos elementos en la misma proporción, por ejemplo. Sin embargo, podemos hacer variaciones según los requerimientos de la especie que vayamos a poner en nuestro macetero. Por ejemplo, si vamos a plantar una suculenta, sabemos de antemano que para ellas asegurar un buen drenaje es muy importante, por lo que podemos agregar un poco más de perlita o arena de lampa.

En cuanto al hummus, yo siempre incorporo un poco al compost y los mezclo, ya que este elemento es más caro y además no se requiere tanta cantidad.

Una solución super práctica que descubrí hace poco es el Sustrato Allmix de Anasac. Esta tierra viene lista, ya que es una mezcla de perlita, turba y además trae vermicompost, por lo que nos ahorramos el trabajo y confusión de comprar distintos ingredientes por separado y tener que mezclarlos. Les sugiero meterse a la página de Anasac Jardín, tienen mucha información útil acerca de los productos y como utilizarlos. Además en muchas comunas están disponible a través de cornershop, ¿Qué mejor que te lleguen todos los ingredientes a la casa?

Espero les haya servido este post. ¡Déjenme sus dudas y comentarios!

80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo