Nandinas, algo que mostrar durante todo el año


Los jardines en espacios reducidos son más exigentes, en el sentido de que deben verse bien todo el año. No hay espacio, literalmente, para errores o plantas en etapa de "descanso". Por eso, el uso de plantas caducas, es decir aquellas que pierden las hojas en invierno, no es muy aconsejable ya que no queremos pasar todo el invierno con nuestra terraza o balcón "pelados".

Si bien son las plantas caducas las dan el color a los bosques y jardines en otoño, la nandina es una excelente opción para espacios reducidos, ya que cambia de tonalidad sin perder las hojas.

Además, esta planta tiene algo distinto que mostrar en todas las estaciones del año. En primavera tiene una flores blancas muy bonitas y en otoño/ invierno se transforman en una pelotitas rojas muy decorativas.


Se aconseja plantar a pleno sol, pero en climas más cálidos como en Santiago se dará mejor a semi sombra. Si bien requiere agua, no es tan demandante como otras que se usan en jardinería. Es importante asegurar un buen drenaje ya que no soporta el encharcamiento, se puede poner en macetero pero siempre en el exterior.


Debo admitir que hasta hace algún tiempo no era muy fan de la nandina, no soy muy amiga del rojo en las plantas. Sin embargo, jardineando me he ido dando cuenta que a las plantas no sólo debemos apreciarlas por su valor estético. Al igual que en las personas, las virtudes son muy importantes, y sin duda a la nandina le sobran cosas buenas!




60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo