Bulbosas chilenas: lindas y desconocidas

Cuando pensamos en flores nativas, inevitablemente se nos viene a la cabeza el copihue, nuestra flor nacional. Lamentablemente éste no crece tan fácilmente en climas mediterráneos y su uso en paisajismo no es muy habitual. Sin embargo, tenemos una enorme variedad de flores nativas que podrían ser mucho más utilizadas en nuestros jardines.


Como pasé casi toda mi infancia en la Araucanía, debo admitir que siempre me llamó mucho más la atención la exuberancia de los bosques del sur y miraba un poco en menos a la flora del "norte". Sin embargo, en el último tiempo me he dedicado a investigar más la flora de la zona central y debo decir con algo de vergüenza que, ¡estaba tan equivocada!.


Quizás la flora esclerófila del centro de nuestro país no tiene la grandiosidad de los bosques del sur, pero a cambio nos entrega una gran variedad de formas y colores, además de una lección de resiliencia y capacidad increíble de adaptación a las condiciones más extremas, desde presencia de nieve en invierno a largos periodos de sequía durante el año.


A continuación, les dejo una selección de flores bulbosas y una breve descripción de cada una. Es verdad que son poco frecuentes en los viveros y algunas no están aun tan "domesticadas", pero en la medida que empecemos a conocerlas y valorarlas, esto puede empezar a cambiar.


1. Lahué (Herbertia lahue). Es de las familias de los lirios, crecen desde la V a la X región. Necesitan alta luminosidad y buen drenaje. Se recomienda usar en macetas y jardineras para facilitar el cuidado de los bulbos. Se puede observar en Bucalemu y Vichuquén.


2.Huille (Leucocoryne): pariente del ajo y la cebolla, es endémica de Chile, o sea crece de forma natural sólo en nuestro país, entre la IV y la VIII región según la variedad. Al igual que el Lahué, deben ser plantados en lugares buen luminosos y con buen drenaje, aunque resisten un poco más la sequía. Los bulbos deben ser separados cada 4 o 5 años, ya que sólo producen uno o dos bulbos cada 2 años. Ideal para macetas, balcones y jardineras.


3.Cebolleta o Lágrima de la Virgen (Oziroe arida): Endémica de Chile, crece desde la IV a la IX región en terrenos asoleados con buen drenaje. Ideal para macizos mezclada con otras flores, en mi opinión tiene un gran valor paisajístico por su liviandad y gracia.


4.Azucenas Rojas (Phycella cyrtanthoides): También es conocida como Añañuca de Fuego por lo fuerte de su color rojo. Crece desde la IV a la IX región, en terrenos soleados y con buen drenaje. Tolerante a la sequía. También es endémica de Chile.


5.Macaya (Placea): de gran valor ornamental lo que la llevado a encontrase en una situación de conservación vulnerable debido al corte indiscriminado de sus flores. Al igual que las bulbáceas anteriores, debe estar en suelos asoleados y con buen drenaje, aunque tolera semisombra.


6. Violeta de hojas largas (Tecophilaea violiflora): crece a pleno sol y tolera semisombra. Es endémica de Chile y crece en la IV, V y Región Metropolitana. Tiene solo una hoja larga y aunque es muy pequeña, forma conjuntos muy llamativos por la intensidad de su color azul.


7. Añañuca (Rodophiala advena): es quizás la bulbosa nacional más conocida y además es endémica. Crece entre la IV y VI Región Se puede observar en la Cuesta la Dormida o en la R.N Río Clarillo. Su parienta la Añañuca de Corillera (Rodophiala montanum) es muy parecida pero es nativa y crece hasta la VII región.




La mayoría de esta información fue recogida del libro " Flora Nativa de Valor ornamental" de Paulina Riedemann y Gustavo Aldunate. Muchas de las fotos las obtuve de viveros en Europa y de la página www.fotonaturaleza.cl

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo