Tips para elegir plantas para tu jardín

Una de las cosas entretenidas de la jardinería es la experimentación. Ningún jardín es igual a otro, una combinación desastrosa en un espacio pueden ser un acierto en otros contextos.

Como en la cocina, la práctica y la observación hacen al maestro, sin embargo existen algunos principios clave que debiéramos seguir siempre a la hora de combinar plantas en un jardín.



1)Considerar necesidades de luz, agua y suelo similares

En la naturaleza, solo crece lo que se da de manera fácil y natural en ese lugar, plantas con distintos requerimientos de suelo o agua simplemente no crecerán juntas. Como jardineros debemos respetar estas necesidades y, como decía la jardinera inglesa Beth Chatto, la clave es escoger “la planta correcta para el lugar correcto”.

Por eso, antes de armar un macizo debemos observar bien el espacio a intervenir para identificar cuál es la exposición al sol o cuántas horas de luz directa recibe y en base a eso escoger plantas que se adaptan a esa exposición. Si bien algunas plantas son super adaptables y resisten bien distintas condiciones, a falta de luz muchas especies no florecerán o lo harán de manera muy débil, también serán más propensas a hongos y enfermedades. Por el contrario, plantas que tienen menores requerimientos de luz solar sufren con la radiación y literalmente se achicharran…esto lo podemos observar al ver sus hojas lacias o quemadas, especialmente después del medio día.


En cuanto al riego, es importante respetar las necesidades de agua de cada especie. Si combinamos plantas con necesidades hídricas muy extremas, tendremos que necesariamente sacrificar la salud de alguna de ellas, ya sea por exceso o falta de humedad. El caso extremo sería por ejemplo combinar una lavanda con una hortensia: a la primera le gusta el sol directo y prefiere suelos pobres y riego moderado a bajo. La hortensia todo lo contrario…¿a cual satisfacemos?.


Porf último, es importante considerar que en un mismo jardín pueden coexistir distintos “micro ambientes”. Por ejemplo, una fachada norte que recibe sol todo el día será muy distinta a un muro sur bajo un alero. El desafío esta en analizar cada espacio sin perder la unidad en el diseño y estilo del jardín.


2) Estructura

Revisando puntos más estéticos, siempre es recomendable combinar plantas con distintas estructuras ya que visualmente cumplen distintas funciones.

Los árboles, arbustos y herbáceas de hoja persistente, (que no se cae o desaparece en el invierno) dan estructura, formando un marco definido. Nos ayudan a leer visualmente el jardín, definir límites y márgenes. Los arboles además nos dan la sensación de cobijo, son hogar de las aves y nos dan sombra.

Las herbáceas y plantas vivaces, las flores, nos entregan color, entretención y marcan las estaciones del año.

Las especies caducas por otro lado tiene n especial interés en el otoño, al dar el colorido tan característico.

La gramíneas o pastos ornamentales aportan movimiento y “alivianan” los espacios.


3) Floración:

Si son unos “Flower lovers” como yo, querrán asegurarse de tener flores ojala todo el año en el jardín. Por suerte la mayoría de las plantas tienen periodos muy definidos de floración ya, que dependiendo de la cantidad de horas de luz que necesiten acumular florecerán a fines del invierno/principios de primavera, principios del verano o fines del verano. Por otro lado, hay plantas como los tulipanes que requieren horas de frío para florecer.


4) Colores

En gustos no hay nada escrito, pero es verdad que existen combinaciones que son más amigables para el ojo. Aunque yo no recurro mucho a ella, es útil usar el Circulo Cromático, ya que nos entrega una guía de que colores combinan bien entre sí.

La luz directa destaca bien los colores fuertes, como los rojos, naranjas, amarillo o fucsia. Los colores más pasteles y suaves se lucen mucho más en zonas mas sombrías o con luz filtrada.

Además del verde, uno podría moverse con varios tonos de un mismo color, por ejemplo blanco, rosado pálido, rosado oscuro y burdeo. Otra opción es usar dos colores complementarios e ir jugando con distintos tonos, por ejemplo azules y anaranjados.


5) Dimensiones del jardín

En jardines más pequeños menos es más, por lo que conviene elegir pocas especies distintas para generar más impacto visual. Por otro lado, los colores suaves dan sensación de lejanía eso mismo hace que no sea conveniente usarlos en el fondeo de un jardín grande ya que se pierden.




158 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo